14 de febrero de 2011

Artículos de Diario de Avisos 14-02-2011 Referentes a la Bioesfera en Anaga

Apostando por el Macizo de Anaga
La declaración del Parque Rural como Reserva de la Biosfera supondría un desarrollo importante para la zona


MARTA PLASENCIA
SANTA CRUZ DE TENERIFE

Con el fin de abogar por el desarrollo sostenible y de dar a conocer el Macizo de Anaga, no sólo entre los turistas que lo visitan, sino también entre los propios habitantes de la Isla, la Fundación Santa Cruz Sostenible se encuentra promoviendo la declaración de esta zona como la primera Reserva Mundial de la Biosfera en Tenerife.

Con esto se pretende no sólo su conservación como entorno natural privilegiado, sino también el fomento económico y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes, dándoles participación en la gestión del territorio.

La propuesta de Reserva de la Biosfera del Macizo de Anaga, aprobada en el Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz en el mes de enero, comprende una extensión total de 49.759 hectáreas, de las cuales 16.500 son de ámbito terrestre y 32.264 de ámbito marino. Comprende pues todo el extremo nororiental de la isla de Tenerife más su franja marina y los sebadales de San Andrés y Antequera. Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y Tegueste serían los tres municipios que sacarían beneficio de esta propuesta.

La Reserva de la Biosfera estaría dividida por zonas según su importancia de conservación. Así, la zona núcleo, que contaría con el máximo nivel, se correspondería con las tres reservas naturales integrales, que son Ijuana, el Pijaral y los Roques de Anaga, además de el corredor biológico que une El Pijaral con Ijuana. En total, sería una superficie de 4.638 hectáreas estrictamente protegidas. En esta zona la vigilancia de los agentes forestales sería continua y con una limitación en cuanto al turismo. Igualmente, como ya se contemplaba en la declaración como Parque Rural, las acampadas están prohibidas.

La zona tapón o de amortiguación rodea el núcleo de la Reserva, y tendría una función de protección contra los impactos exteriores. El Monte de Aguirre, la Punta de Anaga, Roques de Taganana, de Los Pasos, barrancos del norte y las cabeceras del barranco de Ijuana y de Benijo, con unas 25.457 hectáreas, comprenderían esta zona tapón. Aquí también estarían ubicadas las instalaciones de investigación o experimentación científica, de educación y capacitación y, evidentemente, zonas exclusivas para el turismo y recreación.

Por último estaría la zona de transición, donde se concentran la mayoría de asentamientos humanos y, además, localidades de importante interés turístico como San Andrés, Bajamar o Punta del Hidalgo. Por lo tanto, estas zonas tendría una vinculación directa con la Reserva, de modo que optarían a las ventajas de un desarrollo sostenible apostando por la conservación y preservación de sus recursos naturales, culturales y económicos, a la vez que una garantía en el de-sarrollo socioeconómico de su población, al igual que los caseríos que se encuentran en la zona tapón.


Beneficios

Una de las principales ventajas que supone la declaración del Macizo de Anaga como Reserva de la Biosfera es la no implicación de condiciones adicionales a las ya existentes. Al estar declarado parte de él como Parque Rural ya cumple con las mayores restricciones que podrían llegar a suponer la declaración de Reserva.

Así, se continuará con el de-sarrollo de los valores naturales, sociales y culturales existentes pero dotándolos de una visión económica más sostenible y que impulsará los mercados locales.

Igualmente, permitirá a los municipios de Santa cruz, La Laguna y Tegueste estar en la vanguardia de los avances científicos internacionales que experimenten los países miembros de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, pues es un añadido de intercambio de información y divulgación.

Otra de las ventajas es el apoyo al desarrollo económico de la zona. El sello Reserva de Biosfera sirve para la promoción de los productos generados en ésta, dando un valor añadido a los productos ganaderos, pesqueros, agrícolas o artesanos. Por ejemplo, desde la Reserva de Biosfera de La Palma se ha dado salida a numerosos productos propios como el gofio, el mojo, las mieles o los puros.

Finalmente, desde el punto de vista turístico, la declaración del Macizo de Anaga como Reserva supondrá un nuevo impulso y foco de atracción de visitantes. La riqueza del lugar continúa siendo la misma pero bien es cierto que con la declaración una gran cantidad de la población se sentirá más atraída por conocer Anaga, ya que las reservas de la biosfera son reconocidas en el plano internacional.

Sin duda, el Macizo de Anaga aspira a convertirse en uno de los principales atractivos de la isla de Tenerife.

Funciones

Conservación. El Macizo de Anaga tiene la singularidad de su paisaje, con una riqueza geológica, natural y cultural única, y con un alto grado de conservación ya reconocido al ser declarado Parque Rural. Con la declaración de Reserva de la Biosfera se pretende proteger los roques de los Pitones de Chinobre, Anambor, Arco de Taganana y de Anaga. En el ámbito biológico estarían los montes de laurisilva, los sabinales de medianías y los tabaibales. Además de la flora, con 196 especies diferentes. Igual pasa con su fauna, con 512 especies endémicas, 95 exclusivas del Macizo.

Desarrollo. Los caseríos que salpican Anaga han creado un paisaje rural armónico, de gran belleza e inmenso valor cultural que también estará protegido, además de impulsar su desarrollo sostenible y su gastronomía. También impulsará un turismo sostenible.

Apoyo logístico. Significaría compartir recíprocamente sus valores con la red mundial de reservas.


Puede ser muy positivo, pero hay mucha desconfianza"
Y. R. l SANTA CRUZ DE TENERIFE

Los presidentes de las asociaciones de vecinos de Valle de Taganana y Amigos de Anaga (Almáciga), Luján González y Guillermo Borges, respectivamente, coinciden en valorar el proyecto para que el Parque Rural de Anaga sea declarado Reserva Mundial de la Biosfera de, probablemente, positivo, aunque apuntan que entre los vecinos hay mucha desconfianza. "Lo vemos positivo porque probablemente vendrá más dinero y dicen que se van a respetar las huertas, que se va a respetar la forma de vida de la gente en los pueblos, que se van a hacer reformas y que se va a crear empleo con la gente de aquí", explica Guillermo Borges.

Sin embargo, Luján González señala que "la gente lo mira con desconfianza porque a veces nos hemos sentido engañados".

"A lo largo de los años nos han prometido muchas cosas y ayudas y todo se ha quedado en nada", añade. Una opinión que comparte Borges, que apunta que "la gente está desconfiada porque se supone que para esta zona ha habido mucho dinero que luego no se ha invertido".

Además, "a veces ha habido una especie de rechazo hacia todo lo que significa ecologismo porque no se ha entendido nuestra idiosincracia, nuestra relación con el medio natural en el que vivimos", indica González.

Borges señala, asimismo, que "la gente tiene miedo por lo que pueda pasar con sus terrenos".

Sin embargo, ambos son optimistas y esperan que la declaración de Reserva Mundial de la Biosfera suponga un valor añadido y un relanzamiento para la zona.

"De momento decimos que no, hasta no tener más información"

YAZMINA ROZAS
LA LAGUNA

El presidente de la Asociación de Vecinos de Las Carboneras, Cirilo Rodríguez, afirma que las cinco asociaciones de vecinos de la zona de Anaga en el municipio de La Laguna (que comprenden Las Carboneras, El Batán, Bejía, El Río, Cabeza de Toro y Chinamada) no han acogido, de momento, con muy buenos ojos la propuesta de que el Parque Rural de Anaga sea declarado Reserva Mundial de la Biosfera. "De momento decimos que no, hasta que no tengamos más información", enfatiza.

Así, Rodríguez dice que en el proyecto que le han presentado a los vecinos ven "demasiadas restricciones". "Ya tenemos muchas por ser Parque Rural y si es Reserva habrá aún más. Por ejemplo, por lo que hemos leído no nos dejan hacer cuarto de aperos a los agricultores y en la zonas moderadas no se pueden restaurar las huertas y hay varios puntos más", explica.

Este vecino añade que si Anaga se convierte en Reserva habrá "dos proyectos de calidad sobre la misma zona y no sabemos cómo va a afectar eso a los vecinos".

Además, apunta que también quieren saber cuántas ayudas habrán y para quiénes serán, "porque el proyecto sólo habla de estudios y no nombra a los vecinos para nada, que somos los que estamos sufriendo las cargas sobre nuestras propiedades". Por ello, las cinco asociaciones quieren reunirse "con el Cabildo, algún técnico del Ayuntamiento de La Laguna, de Tegueste, de Santa Cruz de Tenerife y los directivos del Parque Rural, y con los que están haciendo el proyecto para la Reserva, para que nos los expliquen bien".

Desde el Ayuntamiento de La Laguna han manifestado que apoyarán la decisión que adopten las asociaciones de vecinos.