12 de agosto de 2012

SOCORRISTAS SOCORIDOS EN ALMACIGA



Amigos de Anaga denuncia la falta de profesionalidad y de conocimiento de la zona, de los socorristas de Cruz Roja destinados a las playas de Almáciga y Roque de las Bodegas.
El desconocimiento existente, de las corrientes de estas playas, es latente entre este personal, y
incluso se niegan a tirarse al agua en ocasiones.

El pasado sabado un socorrista de Cruz Roja que realizaba el servico en la playa de Almaciga, tuvo que ser socorrido por un bañista, Carlos Garcia Sicilia, usuario frecuente de las playas de Anaga.

Carlos G.S. Advirtió que uno de los socorristas se introducía en el agua para auxiliar a una bañista alemana que se encontraba en serios apuros debidos al arrastre de las corriente; pero una vez puesta a salvo la turista, fue el propio socorista el que se vió imposibilitado para salir del agua por sus propios medios.
Otro de los socorristas tambien hizo un intento fallido por socorrer a su compañero, ya que la fuerza de la marea y las corrientes no facilitaban la labor.
Finalmente Carlos G.S. Fuen quien pudo lanzarle y sujetar la cuerda del salvavidas, y asi sacar del agua al socorrista.
Los usuarios presentes y testigos de lo sucedido aplaudieron la hazaña de este "Socorrista de socorristas" accidental....mientras quedaba en evidencia la alta defprofesionalidad de los servicos de emergencia....

Y SUCEDIO EL DOMINGO

Una socorrista que prestaba el servicio en la playa de Almaciga este domingo, se niega a tirarse al agua para proceder a un rescate de varios usuarios en apuros, intentando desde la orilla dirigir a los bañistas , con lo que fueron los surferos que ese momento se encontraban en el agua quienes auxiliaron a las personas que pedian ayuda.

Quizas sea miedo a las corrientes, o falta de profesionalidad, pero lo cierto es que la historia se repite en ambas playas.
Este personal no es de aqui ni conoce estas playas, por lo que creemos que no estan lo suficientemente capacitados para realizar esta labor.

Amigos de Anaga exige que el personal destinado en estas playas "peligrosas" por sus fuertes corrientes y oleajes, sea competente y cualificado, y que sean informados de las trayectorias de las corrientes, para que puedan ser efectivos en los rescates.