4 de septiembre de 2016

¿Puntos limpios en Anaga o escombreras- vivero de flora invasora?

¿Puntos limpios en Anaga o escombreras- vivero de flora invasora?

En el Parque Rural de Anaga se han establecido una serie de lugares donde se concentra y almacena temporalmente los escombros y restos vegetales, tanto los procedentes de pequeños derrumbes en taludes como los procedentes de la actividad humana, llamados coloquialmente “punto limpio” aunque no lo sea ni sea esa su función. La idea en sí misma no es mala, pues facilitaría un lugar donde deshacerse de ambos materiales de una forma cómoda y cercana que pretende evitar los vertidos incontrolados, y lugar de concentración de pequeñas cantidades de escombros caídos y de limpiezas que no suponen un volumen suficiente para enviar un camión. Pero claro, cada uno de estos lugares requiere que de forma regular se retire lo allí depositado, especialmente los restos vegetales.


[Foto de uno de estos puntos limpios en Casas de la Cumbre. Lleva así más de 1 año.]








En las fotos podemos identificar hasta 5 especies de flora invasora, algunas de las cuales requieren medidas contundentes para su erradicación, tales como el uso de glifosatos en los tocones, como el Myoporum laetum G. Forst., vulgarmente conocido como bolichero por la forma de sus cientos de semillas.






Junto a las tierras y escombros vienen semillas y tocones arrancados que si no son prontamente retirados dan lugar a colonias de estas plantas invasoras, que crecen, se hacen maduras y por tanto comienzan a producir semillas que el viento y las aves esparcen por los alrededores, transformando el lugar en auténticos viveros de flora invasora que amenaza nuestros ecosistemas.



La desidia y la visión economicista de la Gestión de los Espacios Naturales convierten estos lugares en potencialmente peligrosos si no se limpian con regularidad, y no se es más cuidadoso a la hora de retirar los restos vegetales. A este respecto, deberían habilitarse contenedores especiales para que los restos vegetales no autóctonos, puedan ser depositados con seguridad, y aunque pueda pasar algún tiempo hasta su retirada, no supongan un peligro para los valores naturales del Parque Rural de Anaga.
No solo la Limpieza de Caminos es un problema real en Anaga, entendiendo por limpieza no solo la retirada de ramas y malezas que dificulten o impidan el paso, sino la correcta distribución de las aguas de escorrentías, causantes de la erosión que sufre el firme y los márgenes de los senderos de Anaga. Las maderas retiradas y otras que sea necesario obtener se pueden usar para el reforzamiento de los canalillos de desagüe del agua de lluvia, los escalones de materiales fácilmente erosionables y aquellos laterales donde la erosión y los derrumbes hagan necesaria la creación de barreras para contener los procesos erosivos, ayudados por especies vegetales de crecimiento más o menos rápido y que necesiten pocos cuidados , tales como helechos/ as u otros.


Las carreteras también lo son... Como se aprecia en las fotos siguientes las carreteras están bastante sucias, siendo peligrosas no solo desde el punto de vista de los incendios forestales, sino para la misma circulación vial, puesto que la capa de hojas, una vez empapada por la lluvia, constituye una superficie bastante resbaladiza, lo que podría ocasionar accidentes de circulación.



 
 
Un Espacio Natural como Anaga precisa que durante todo el año haya personal suficiente encargado de mantener la Red de Senderos y Carreteras en estado óptimo de conservación y mantenimiento, además de las labores propias y necesarias de Mantenimiento, Prevención, Cuidados y Restauración. Con una sola cuadrilla de carreteras y otra que realiza labores de mantenimiento y otras, no puede atenderse una Comarca tan extensa y compleja como Anaga.
Hace años, los Convenios del entonces INEM con las Administraciones Públicas, generaban una cuantiosa mano de obra que se aprovechaba para realizar las tareas y trabajos más diversos, dirigidos técnicamente por el personal funcionario de esas Administraciones, lo que por un lado redundaba en la solución de necesidades sino además en la creación de empleo. Es hora de que las Administraciones Públicas vuelvan a revalorizar ese modelo, puesto que está claro que es más barato y eficiente que la contratación de Empresas públicas o privadas.