5 de septiembre de 2016

El Rally Subida al Monte de las Mercedes: Un asunto espinoso que nadie quiere afrontar.

Conciliar todas las opiniones e intereses no siempre resulta fácil, sobre todo cuando topamos con “derechos individuales o colectivos”, y cuando los de unos entran en contradicción con los de otros, a quienes tienen el poder ejecutivo/ administrativo [Político] les cuesta en ocasiones mediar para que al final no resulten lesionados los derechos de unos y de otros.
El Rally Subida al monte de las Mercedes es uno de estos casos de aparente difícil solución, pero que a nuestro juicio puede encontrarse una fórmula intermedia que pueda contentar a todo el mundo; A los aficionados a este Deportw de competición y a los vecinos, siempre y cuando claro está, las Administraciones Públicas implicadas dejen de escurrir el bulto manteniéndose como meros observadores de la polémica entre aficionados al Motor contra vecinos y ecologistas.

Para ocupar parte de una carretera del Cabildo para el desarrollo de un acto cualquiera en las Fiestas Patronales de cualquier barrio, durante no más de 30minutos, tienes que pagar una Tasa de 60 €; Luego se supone que los cortes totales de tráfico para el Rally reportarán un dinero. Sabemos que las escuderías pagan al Cabildo, que se les exigen Pólizas de Seguros, etc. Pero a Anaga no llega nada más que la incomodidad que sufren sus vecinos.

Anaga, Parque Rural y Reserva de la Biosfera, hasta ahora no significa más que un montón de incomodidades, de limitaciones de Derechos, de burocratización administrativa, hasta el despropósito de ser considerado como obra menor o de necesitar una autorización para levantar una pared caída de la huerta, limpiar los alrededores de la huerta y otro montón de cosas que, aunque te las autoricen, tienes que perder medio día para hacer la gestión... Es decir, Anaga Espacio Natural para unas cosas pero no para otras.

Conciliar todos los Derechos no es fácil, sobre todo cuando todos son legales y legítimos, y para colmo, como en este caso el “regulador” solo escurre el bulto sin querer mediar. Si no se puede o no se quiere suspender esta Prueba Deportiva si hay algo que el Cabildo pueda hacer, en beneficio de Anaga y de sus habitantes, que no son mayoritariamente aficionados a este Deportw, aunque los haya, y a buen seguro estarán encantados con nuestro punto de vista.

Quien sufre las incomodidades de la celebración del Rally son los vecinos de Anaga, y el espacio que soporta la carga de dicha celebración es Anaga, un territorio supuestamente protegido del que tenemos restringido uso en aras de esa supuesta conservación. Luego deberán ser Anaga y sus gentes quienes obtengan algún beneficio de este nuevo condicionante a sus vidas. Ya que no resulta fácil poner de acuerdo a todos los actores, proponemos que el beneficio que genere esa Prueba Deportiva revierta en el Parque Rural y sus gentes.

Nuestros políticos nos tienen acostumbrados a acometer las iniciativas y suscribir acuerdos que la mayor parte de la ciudadanía no entiende ni comprende; Acogeríamos complacidos que en lugar de escurrir el bulto, el Cabildo Insular afrontara la contradicción entre Espacio Natural y las Pruebas Deportivas de este tipo.
Se puede aumentar en un año el intervalo entre Pruebas y al mismo tiempo, hacer una campaña de Promoción Internacional del Rally en la que se barajarán solo 10 plazas más, por lo que será necesario establecer un número máximo de plazas que cumpliera las expectativas de las Escuderías Locales, siendo el resto de participantes los mejor situados en una tabla clasificatoria que se establecería en otras pruebas, transformando la Prueba, que pasaría a ser entre “locales y visitantes”.

En este caso se estaría “vendiendo muy cara” la posibilidad única de correr en un lugar único; Y naturalmente, todos los beneficios de esa Publicidad, Marketing, etc. que revierta en la Conservación de Anaga y la solución a los problemas endémicos de la Comarca. Esta misma idea puede aplicarse a cualquier otra actividad Deportiva u otras, una Tasa Medioambiental a visitantes, simbólica si se quiere, pero que sirva para acometer ese Desarrollo Sustentable, esa Dinamización Socioeconómica de Anaga.

No siempre se pueden hacer las cosas a gusto de cada uno de nosotros, pero si pueden hacerse de tal forma que todos obtengamos algún beneficio; Tal vez eligiendo siempre el mal menor para todos, consigamos llegar a acuerdos y consensos en interés de todos.