26 de diciembre de 2011

A sus Majestades 2012


A sus Majestades 2012ImprimirE-Mail
domingo, 25 de diciembre de 2011
Cándido Quintana. Integrante de Asamblea por Tenerife
ImageQueridos honorables e ilusionantes Reyes Magos, mi deseo para este 2012, como no podía ser de otra manera, es que colmen todos esos deseos infantiles que tradicionalmente han atendido, principal razón de ser de estas entrañables fiestas. Pero más allá de ese fundamental motivo, si quiero extender mi deseo, aunque de forma muy diferente, a la gente madura y consciente de alto poder económico o político, que no cejan en convertir todo el año en reyes personales y familiares, degradando y sumergiendo al resto de la sociedad en un barrizal sin precedentes, por lo menos en Tenerife.
No puede ser, respetadas y emblemáticas majestades, que algunos listos de encerrar de por aquí, reciban, un día sí y otro también de ustedes o de la diosa fortuna, que en definitiva es lo mismo, prebendas etiquetadas bajo capítulos varios, llámense lotería nacional, ciegos, primitivas, etc., onerosos y repetitivos premios que nadie se cree por rotundamente improbables. Y claro, aparte de engordar casi siempre a los mimos, esta deshonesta práctica lo desvirtúa todo, que no sólo se queda en gravísimos atracos al fisco por parte de vendedores y compradores, sino también a los ciudadanos, al ser utilizados dineros públicos para esas asquerosas y punibles transacciones.

En este sentido, honorables majestades, al ser el fisco de todos y ser siempre los mismos los culpables de estas infamias, esas consecuencias se traducen, desfalcos aparte, en injusticias de todo tipo, como lamentables acrecentaciones de diferencias entre los pobres defraudados y los ricos agraciados a la medida. Y es que esa medida, que la marca un dinero negro proveniente de oscuras actuaciones claramente delictivas, debería recibir de ustedes, tan venerados Reyes Magos, carbón, mucho carbón, las máximas exigencias de devolución al Pueblo de todo lo esquilmado y unas rejas inexpugnables, para que no puedan volver a delinquir de forma tan miserable.

Para mí, la figura y la labor de los magos de oriente la pueden encarnar, sin salir de España, diversos Poderes y Estamentos maniatados por falta de una adecuada dotación presupuestaria, como, por ejemplo, la Justicia. Queridos Reyes, ni se imaginan ustedes, por inexistencia de cartas al respecto, de la FELICIDAD que le embargaría a este puteado Pueblo, si esa Justicia, en su independencia, recibiera las dotaciones que les son imprescindibles para poder actuar con la agilidad y contundencia que ciertas malas mañas exigen, sobre todo en Tenerife.

Sé, Majestades, que por aquí no hay cárceles suficientes para tanto chorizo, pero cumplimentando otros posibles y estimables regalos, se podría barajar la conveniencia de dejar fuera a personas que las ocupan por delitos de poca monta y sustituirlos por esos otros que han cometido delitos de máxima penalidad, como son los de apropiarse de recursos públicos. Y es que estos se corresponden con dineros consignados por todos, en pagos de impuestos que a muchas familias les han significado grandes sacrificios, hasta extremos de tener que aquilatar su propia alimentación para poder afrontarlos.

Me hubiese gustado darle un carácter festivo a esta carta a los Reyes Magos, pero ante todo lo rechazable que por aquí viene acaeciendo, no puedo. Por ello, les pido que las familias puedan comer y atender sus necesidades básicas y que los –sin techo- no sigan muriendo en las calles desatendidos por falta de recursos. Que las entidades bancarias no sigan cercenando las vidas de tantas familias con injustos desahucios, en la seguridad de que los responsables de esas penosas situaciones son los propios Bancos y Cajas, que concedieron los préstamos hipotecarios a la ligera, sobrevalorando propiedades y rebasando de largo los porcentajes de financiación, en busca del negocio fácil y rentable en época de vacas gordas, y los Gobiernos que lo han tolerado.

Les pido también, que no se despilfarren los cada vez más escasos recursos públicos, y menos en obras dañinas para el Medio Ambiente, inoperativas o innecesarias, como el puerto de Granadilla. Que se apueste de una vez por las renovables, que nos dotarían de total independencia energética, desechando las nuevas fósiles limitadas y tan peligrosas que pretenden, como el gas. Que no se consoliden obras vilmente concebidas y claramente especulativas, como el mamotreto, y que respondan patrimonialmente sus listos responsables, que tienen nombres y apellidos. Que se depuren todo tipo de responsabilidades, de TODOS los participantes, en la Trama de Las Teresitas y todo lo que le rodea. Que no se olviden del Parque Marítimo de Anaga-Forum Filatélico, ni de la venta de Emmasa, ni del Parque Marítimo Cesar Manrique, ni de las obras del Instituto Hermanos García Cabrera, y que no se consolide ningún PGO injusto y esquilmador, como el de Santa Cruz, etc.

Si además, Majestades, consiguen que los Medios de Comunicación de esta Isla no sigan moviéndose al dictado del poder político o empresarial, daríamos un enorme salto de calidad democrática. Y si a ello sumamos que los Partidos Políticos no claudiquen ni cedan en asquerosos pactos por cuotas de poder, o que no antepongan el voto a la dignidad, como viene sucediendo en Canarias, mejor que mejor. Sé que es demasiado lo que les estoy pidiendo, pero esto y una eficiente Sanidad y Educación pública y gratuita para todos, nos dejaría muy contentos y nos despejaría un poco el negro futuro que se nos avecina. Queridos Reyes Magos, sepan que no es nada sencillo enfrentarse aquí a la tropa dominante, pero yo cumplo con pedírselos, por favor hagan ustedes todo lo que puedan, gracias.