6 de mayo de 2011

La Fiscalía denuncia el "grave daño" a los laureles de Montaña Morera

La Fiscalía de Medio Ambiente ha dado curso a la denuncia formulada en agosto del año pasado por la Asociación de Amigos de Las Teresitas por los daños causados a 12 ejemplares de laurel de indias en la carretera de San Andrés-Taganana, por unas obras no amparadas en el plan parcial de Las Teresitas 

TACHI IZQUIERDO, Tenerife

La Fiscalía de Medio Ambiente de la provincia de Tenerife ha decidido formular denuncia contra los responsables de las empresas Desurcic y Dragados S.L., por un presunto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, a raíz de la denuncia que formuló en agosto de 2010 la Asociación de Amigos de la Playa de Las Teresitas, Anaga y su Litoral, con relación a las consecuencias que en tal sentido se pudieran haber cometido con la ejecución de las obras comprendidas en el proyecto de urbanización del sector B del Plan Parcial de Las Teresitas, y que han podido acarrear daños al arbolado existente en los márgenes de la carretera de San Andrés-Taganana, en el enclave conocido como Montaña Morera.
Las diligencias se pusieron en marcha a raíz de la denuncia y los escritos presentados ante la fiscal responsable por parte de la presidenta de Amigos de Las Teresitas, Lola Schneider, quien denunció la afección y cortes de varios ejemplares de laureles de indias.
En la denuncias de Schneider se puso de manifiesto que los trabajos que afectaron a los árboles, "así como la obra en general, carecen de licencia", aspecto que también ratifica la Fiscalía, que indica que las obras que se acometieron "no están amparadas por el citado proyecto".
A pesar de que por parte del servicio de Proyectos Urbanos, Infraestructuras y Obras del ayuntamiento se emitiera en febrero de 2010 un informe en el que se recomendaban medidas correctoras y protectoras de los árboles, así como la recomendación de delimitación de zonas de seguridad radicular, en las que no se podía hacer ningún tipo de excavación, extracción o aporte de tierras, ni actuar con dicho arbolado hasta previa autorización de Urbanismo, seis meses después se emite otro informe del Negociado de Parques y Jardines en el que se informa de los daños a 12 ejemplares. Así, ante los "graves daños" causados, se propuso la realización de obras de jardinería y otras para la conservación de los árboles, además de la paralización de las obras y la apertura de expediente a la empresa Dragados, en septiembre de 2010. Sin embargo, en el escrito de la Fiscalía se señala que meses después, los trabajos continuaron sin la adopción de tales medidas y que en la actualidad se ha instruido un procedimiento sancionador por la comisión de infracción urbanística por las obras de urbanización no amparadas en el proyecto de urbanización, e igualmente por los daños causados a los laureles de indias.
El Seprona informó el 21 de marzo de este año de que las medidas adoptadas han surtido efecto positivo, y Urbanismo decidió el 23 del mismo mes la inmediata paralización inmediata de las obras hasta que no se apruebe la modificación del proyecto.
La presidenta de Amigos de Anaga expresó ayer su satisfacción por la denuncia de la Fiscalía, pues explicó que a pesar de que ha sido un arduo proceso de denuncias, con la "posibilidad de no actuar porque no eran árboles protegidos, al final ha sido el último escrito de la concejal de Urbanismo en el que reconocía que no había ni proyecto ni licencia lo que ha posibilitado esta actuación".
Schneider también expresó su "alivio por averiguar a través del informe del Seprona que los árboles están en buen estado, ya que había otros informes contradictorios que advertían de su inminente caída por presentar daños que nosotros siempre hemos negado y contrarrestado con los de otros expertos".